domingo, 26 de julio de 2009

La sanidad en España, o como vamos como los cangrejos

Dentro de unos días mi mujer y yo esperamos que nazca nuestro primer hijo, queremos que el parto sea lo que se denomina un parto respetado, es decir que los médicos respeten nuestra opinión sobre cómo queremos que venga nuestro hijo al mundo.

No es que queramos nada raro, no queremos que se utilicen toallas tejidas con finos hilos de oro o nada por el estilo, simplemente queremos que el parto sea lo más natural posible, pero sobre todo, y de lo que va esto, es que lo que queremos es que dentro de lo posible, se nos respete como padres, es decir....


  • Que no se haga una cesárea si no es necesaria (España tiene un número de cesáreas demásiado alto según la OMS).
  • Que no se haga una episiotomía si no es necesaria.
  • Que no se ponga la epidural si la madre no lo considera necesario.
  • Que se den alternativas a la analgesia epidural para controlar el dolor de forma natural.
  • ...


O sea, que se presente un plan de parto que previamente hemos convenido los padres de la criatura y que el personal sanitario lo respete siempre y cuando el parto lo permita, es decir, si todo va bien y tal. Obviamente, aunque mi mujer ha decidido que no quiere analgesia epidural, si llegado el momento no aguanta de dolor utilizando las técnicas naturales de control del mismo, pues es posible que pida la epidural, y en dicho caso, si se está a tiempo, se la pondrán y listo.

En fin... el caso es que esto que puede parecer normal (al menos en ciertos países lo es) en el nuestro no lo es para nada. Uno tiene que andar buscando a ver en que hospitales se puede hacer esto, y no os creáis que esto es fácil, ni siquiera los hospitales privados suelen admitir este tipo de cosas.

En nuestro caso nos han admitido en el Hospital Comarcal do Salnés para dar a luz en un parto respetado siguiendo nuestro plan de parto que previamente entregamos y discutimos con la matrona. Pues bien, este es uno de los dos hospitales que ofrecen este tipo de parto en Galicia, junto con el de Cee, a donde por cierto llamamos y nos dijeron que nos atenderían si estábamos por la zona como una urgencia, o sea... que el único en Galicia que realmente admite partos respetados, y el único reconocido por la OMS como "Hospital amigo de los niños" es el del Salnés.

No puedo salir de mi asombro cuando uno lee cosas como las que aparecen en este artículo de El Pais y ve que en lugar de ir hacia adelante vamos como el cangrejo, hacia atrás. Es decir, en lugar de aproximarnos a las recomendaciones de la OMS e instaurar el parto respetado en todos los hospitales, y así evitar que nos tengamos que desplazar a hospitales lejos de nuestra residencia, ahora van y quitan la única opción que había en Galicia. Cojonudo!